Excursión de 6º

 

Excursión de fin de curso: 3 días en Granada

Primer día:

El día 18, nos fuimos, a las 7:30, y salimos a las 8. Por el camino, estuvimos cantando y demás. Alrededor de las 10, nos fuimos a la laguna de Fuente de Piedra, en el que nos hartamos de Flamencos. Una persona nos estuvo contando cosas de allí, y vimos una historia. Después, vimos un vídeo de la Laguna de Fuente de Piedra. Estuvimos viendo flamencos, puestas de Sol, una explicación de cómo era aquello, etc. Salimos en el autobús y después de rodear la Laguna, nos fuimos a un sitio cerrado con llave, y vimos a los flamencos, y otras cosas. Más tarde, como íbamos con retraso, nos dijeron que no íbamos a ir al Dolmen de Menga, en Antequera.
Tras llegar a Granada, nos bajamos en el albergue juvenil. Nos pusimos todos esperando a que salieran nuestras maletas. Tras recogerlas, nos metimos en el albergue y en recepción nos dieron las llaves. Yo estaba con Manuel y Antonio de 6º D. La nuestra era la 122. Dejamos las cosas allí y nos fuimos a almorzar. Yo aproveché que salí temprano para llamar a mi madre. ¡50 céntimos había que echar al principio para el establecimiento de llamada y hablar medio minuto poco más! A partir de los 50 céntimos 25 por otro medio minuto + o -.
Aquel día nos tocó macarrones con calamares y ensalada. De postre hubo manzana. La verdad, es que los macarrones tenían una cosa que parecía carne picada, pero eran aceitunas aplastadas. Aquello no supo muy bien. Los calamares, por mi parte, estaban salados. La ensalada no me la tomé porque tenía tomate, (la aceituna que tenía me la comí) y alguna otra cosa que no sé que es.
Tras terminar el almuerzo y enredar un poco por allí, dejamos en recepción las llaves y nos fuimos a ver la Alhambra. ¡Nadie se creía que fuéramos a estar unas 4 horas allí! (Por el horario que teníamos) Nos equivocamos. La verdad es que la Alhambra tenía mas partes... Una era el palacio de Carlos V, el jardín “Generalife”, la alcazaba, y algunas cosas más. Aquí vimos a unos negros bailando allí en el palacio de Carlos V, si no recuerdo mal. ¡Que risa!
Después de eso nos sentamos a merendar. Hubo para merendar un batido de chocolate, un zumo de piña, una magdalena y para terminar un cortadillo. Todo el mundo tiraba la mitad de la bolsa pero bueno. Hubo un castillo que ahora no recuerdo el nombre, que mirando para abajo en lo alto del castillo, un tonto me dio en el brazo y se me cayó la gorra. Al rato, la gente diciendo “¿se te ha caído la gorra? ¿Se te ha caído la gorra?” Hombre, una cosa es que te lo digan 1, 2, 3... ¡incluso unas 12 veces! Pero es que se pasaron y se me cruzaron los cables...
Bueno, a las 8:30 más o menos llegamos. Recogimos la llave, y nos dieron a cada uno 5 minutos para ducharnos: ¡Qué rapidez! Yo pude cerrar la “puerta” (por decirlo de algún modo) por los pelos. Lo cerrabas, se abría bruscamente, lo cerrabas, se abría bruscamente, todo el tiempo igual. Me lavé con el champú del pelo el cuerpo, no pude sacar la manopla... ¡Y eso qué no me lavé el pelo! Que deprisa, por favor... al llegar, nos dieron Sopa, Chuleta con patatas y un yogur. La sopa me bebí el caldo y la chuleta me la comí junto a las patatas, pero me pareció poco. Cogí un yogur de Macedonia. La gente decía que la carne estaba durísima... A mi no me lo pareció.
Ahora, tras ver un rato mejor aquello, llamar a los familiares, y demás, llegaron las 10, para ir al Albaicín. Al final no fuimos por no sé qué. En lugar de ello hicimos una fiesta, pero los niños creían que eran fiestas en las habitaciones. Tardó bastante en comenzar. Yo, acostumbrado a dormir a las 10 los días de cole y a las 11 los días que no hay cole como mucho, pues... me entró el sueño rápido. Pedimos Antonio y yo que nos subiera al Profesor D. Carlos, pero dijo que nos quedáramos media horita y que si estábamos muy cansados que se lo dijéramos. No le dijimos nada dado que la fiesta terminó sobre las 11:30 un poco más tarde. Rafa dijo que hiciéramos grupos de 7 personas, mínimo 3 niños, 3 niñas. Yo no tenía grupo hasta que un grupillo dijo que faltaba uno, y me escogieron a mí. Primero, nos cogimos cada grupo un nombre. Algunos eran “Los machotes”, “4+3”, “los wapos” etc. La fiesta comenzó con el baile inaugural de nuestros mayores, ¡Emi y D. Carlos! ¡Que gracioso! Después hicimos un concurso de pasos de semana santa. Me eligieron como el de la trompeta, pero dado que estaba ronco, no pude y me eligieron de tamborilero. Hubo muy buenos pasos. Uno se derrumbó, otros hubo lluvia y no salieron... Hubo un grupo que no hizo ni UNA prueba. Era el de Antonio. Seguimos con una coreografía inventada. Yo aquí estuve tan cansado que no pude... Había de 2, de 4, de 7, de 6... ¡Ah! Se me olvidaba. Hubo 10 Grupos. Aquí terminó la fiesta porque se quejaban de nosotros. Recogimos las llaves tras un discursito típico de los profesores, y nos subimos a dormir. No hacían ruido las camas ni nada. ¡¡Menos dinero para vosotros y más para arreglillos!!

Fin del primer día

Tras levantarnos los profesores a las 8-8:30, hicimos nuestras camas, nos vestimos, y bajamos para abajo. Antonio no hizo su cama aquel día... ni ninguno. Nos pusimos en la cola, cogimos nuestra bandeja, y nos servíamos lo que queríamos. Había cola-cao, leche, cereales, cortadillo, zumo de piña o de otra cosa... no me acuerdo bien, pan, mermelada y mantequilla. Tras comer, estropear la maquina de aperitivos por segunda vez, subir a las habitaciones a lavarnos los dientes, llamar a las madres, y dejar la llave en recepción, cogimos el autobús y nos dirigimos a Sierra Nevada.
Mientras esperábamos el autobús se escuchaba bien como planeaban hacer una guerra de bolas de nieve contra Rafa. Era la perfecta venganza por mojarnos en una fuente el día anterior. Cuando pasamos por un túnel oscuro todo el mundo, cuando íbamos hacia el túnel y estábamos dentro, cantábamos 2 canciones: él “¡eh, eh, eh, eh! Y él ¡Oooooooooooooé!. Bueno, primero pasamos por la estación de esquí, y Rafa nos explicó de una tarjeta que costaba 3000 o 5000 (digo yo que serán pesetas) en la que, durante todo el día, podías coger el teleférico cuando quisieras. Necesitabas eso para bajar por la nieve. Había un montón de moros por allí vendiendo gorras y gafas. Eso me puso un poco de los nervios por lo de la gorra. Muy cerca de allí estaba el final de una de las pistas de esquí/snowboard y demás (le diremos estaciones de esquí) y allí hicimos una guerra de bolas de nieve. Ya llegó el momento ansiado de todos... Pero Rafa no estaba. Pero bueno, nos congelamos las manos, tiramos bolazos a todos, jugamos a dar el mayor número de toques a una pelota sin que se caiga al suelo, etc. Lo que sí hicimos es darle a D. Carlos y a D. Jesús. D. Jesús se tiró al suelo para que pareciera que se había caído o algo por el estilo y le hicieron una foto. Después de eso fuimos a un “parquecito” a jugar, pero casi todos se fueron un poquito más lejos a participar en una guerra de bolas de nieve y a tirarse desde arriba del todo con las bolsas de basura de Reyes. Rafa me dijo que cogiera un plástico duro para tirarme, pero lo único que conseguí fueron 2 cosas:
1-Una herida en la mano
2- Mancharme enterito los pantalones (no valía)
Después nos dirigimos al albergue juvenil de Sierra Nevada. ¡¡Aquello era bestial!! Era más chulo que él nuestro y mucho mejor. Aquel día teníamos pollo con patatas, ensalada, arroz y una naranja o lo mismo pero en vez de pollo pescado. ¡Vaya mierda! El pollo se acabó justamente cuando había 2 delante de mí. Tras terminar de comer y ver los simpsons, fuimos al centro de alto rendimiento deportivo de Sierra Nevada, y vimos un vídeo, las diferentes pistas, e hicimos un montón de carreras. Yo jugué una y quedé 3º. Emilio quedó las 3 veces que participó 1º. Al montarnos en el autobús los niños empezaron a decirme cosas. Ellos querían cerrar todas las cortinas cuando pasáramos el túnel, y yo era el único que no quería por lo de la gorra y lo que me dijeron antes. Al final no pasamos por ahí y me tronché de risa.
Volvimos a Granada a ver la Catedral. Antes nos tomamos la merienda: 1 zumo de piña (pero yo me tomé 5 que la gente no quería) un batido de chocolate y un donut con azucar. Aquello era enorme. Había un montón de cuadros religiosos y muchas tumbas. Había una que salía la marca de un pirata (la calavera con los dos palitos) ¿Por qué? Bueno, también vimos donde se hacía la misa. Tras ver la tienda de recuerdos fuimos a ver la capilla real, y vimos de todo. Los trajes típicos, espadas, las tumbas... cuando íbamos al final, empezaron los niños con un juego un poquitito doloroso. Nosotros veíamos muchas tiendas, y, como es lógico, queríamos comprar. Pero el profesor dijo que pararíamos en un sitio con muchas tiendas. Resultó ser un callejón estrechísimos en un lugar igualito al centro de Sevilla lleno de tiendas de moros. La gente solo le gustaban las cachimbas y los tambores. No vea si compraron tambores. Yo esperaba la más mínima oportunidad para comprarle a mi tía una postal. Ella me dijo una de Granada de noche. Le compré una bastante bonita.
Salimos al albergue a las 8. Dijeron por el micrófono lo que íbamos a hacer: Llegábamos a las 8:30. Nos duchábamos. A las 8:45 todo el mundo en el comedor. A las 9 íbamos al Albaicín. A las 10 volvíamos para la fiesta de disfraces. Eso quería decir: Coger la llave cuanto antes. El primero que coge sus cosas a la ducha. A comer. Nos vamos. Así que fui a recoger la llave en recepción. Había una cola larguilla. Yo estaría el 8º, 9º. Hubo un matrimonio delante. Nosotros esperando, esperando, esperando... hasta que empezamos: ¡Que tenemos prisa! ¡Venga ya!. Entonces entró Rafa para reñirnos y dijo el recepcionista algo a lo que contestó Rafa: ¿me está regañando por decirles que se callen?. Por fin terminó a las 8:35 ¡Aaargh! ¡Qué de prisa! Entramos rápido, empezamos a coger las cosas. Primero se duchó Manuel, después yo, y por último Antonio. Esta vez si pude coger la manopla, lavarme el pelo, LAVARME CON EL MISMO CHAMPÚ, etc. Salí con prisa. Ahora le tocaba a Antonio, cuando solo quedaban 3 minutos. Le dije a Manuel ¡Aaah! ¡¡Que prisa tengo!! Y va y me dice que no, que Rafa a dado hasta las 9 para bajar. Ahí me alivié un poco. Fui el primero en salir. Esa noche tocaba Verduras salteadas, (Puag, pasé de eso) pechuga rellena, patatas y flan. (más el agua y el pan, como siempre)
Salimos con retraso. Nos montamos en el autobús que tenía unas luces amarillas, que en cuanto comenzó el viaje, se pusieron azules. Llegamos allí y aquello era muy bonito, pero resultó que me dieron un bolazo de nieve en la cámara y no pude hacer fotos. Además, estuvimos poco tiempo. Salimos haciendo una maratón. Nos subimos en el autobús y nos fuimos al albergue. Allí, prepararon la fiesta y nos contaron los problemas que hubo:
1-No podíamos hacer la fiesta de disfraces porque ayer armamos la gorda
2-Han tenido muchas quejas y el profesor D. Carlos ha tenido un problema
3-Los mapas que nos dieron era para la maratón... Y nadie se lo llevó.
4-Había uno con móvil (¿Fue hoy o ayer?)
5-Ayer se hizo mucho ruido y se daban golpecitos en las paredes, y la gente que se despertaba temprano despertaba al compañero, se ponían a hablar y despertaban a las demás habitaciones porque las paredes eran finísimas.
Bueno, y así comenzó la fiesta. Empezó con el baile inaugural de nuestros jóvenes, D. Jesús y Rocío (Una del albergue) Después del baile nuestro propio baile de parejas al azar. Y después, las chicas se separaron de los chicos en 2 grupos. Miguel hizo la gracia diciendo que era mariquita y se pasó con no se quién a las niñas. Como había mas niños se marcharon unos cuantos para el otro lado. Los equipos eran los chicos dirigido por D. Jesús y las chicas y chiques dirigidos por Rocío. Rafa dijo que había un dicho que decía que las niñas no sabían contar chistes, así que hicimos un concurso de chistes. Todos nos pensamos alguno. Dijeron uno de “Esto son 2 y se cae el del medio” o “¿qué son 4 negros en un coche rojo? Un kit kat” bastante malos. Pero las niñas no se atrevían si quiera a contarlo. Al final ganamos los chicos. Después hicimos un concurso de canto. Nosotros cogimos la canción de “Toda la noche, haciendo el amor” y ellas cogieron la canción del aborto. Ganaron ellas. Se hizo un empate. Trataba de decir 2 cosas que hicieran mal las niñas. Y las niñas dijeron 2 cosas malas de los chicos. Al final con lo que sacaron jugaron unos elegidos al juego de la silla. Ganaron las niñas de chorra. Volvimos a nuestra habitación con cautela y nos pusimos el pijama y nos fuimos a roncar.

Saigo senjitsu (Último día en japonés)

En el último día, nos levantamos tarde, a las 9. Encima tuve una crisis de asma. Fui a decírselo rápido al profesor. Desayuné, y terminé de hacer las maletas y demás. Dejé la maleta en el cuarto de Rafa porque nos dijo que su habitación se iban a quedar con la llave. Nos fuimos al parque de las ciencias. Vimos un vídeo del parque de las ciencias, y empezamos a ver cosas. Primero pasamos por la planta baja del parque de las ciencias. Vimos unos ordenadores que cada uno tenía una cosa, y no se podían apagar, los apagabas y se encendían, el nuevo velocirraptor, y pasamos a una sala, en el que había muchos juegos. Había una cosa que tenía 4 manos: 2 plateadas y 2 doradas. Si pones una mano en la plateada y otra en la dorada sale electricidad.
También había una mesa en la que echabas la bola y era muy difícil que callera. También vimos las poleas y demás. Después fuimos a la sala de ilusión óptica, y vimos varias cosas: Podíamos ver una sala, que te ponías en una postura, le dabas a un botón, salía una luz, y se quedaba la sombra, o un pasillo interminable, o otras cosas más. En el planetario no pudimos entrar. Vimos el mariposario, un laberinto, el mirador con las hormigas gigantes enganchadas, y lo último y más largo: la exposición del Titanic. Era una guía de audiovisual del Titanic entero.
Salimos hacia el albergue por última vez. Fuimos a comer. Nuestra última comida fue estofado, (pasé de esto) croquetas con ensalada y un plátano o una manzana (yo cogí un plátano) Subí con Rafa a coger la maleta y la guardamos en el autobús junto a las otras maletas y los 2 sacos de merienda que cogieron Fran y Emilio si no recuerdo mal. A la mitad del camino, paramos en el Dolmen de la Menga.
Aquí comimos la merienda (la misma que el primer día) Esta vez me tomé 3 zumos. Entramos en la primera cueva. Era muy simplona. La segunda cueva era mejor. Emilio decía, que como había un gran agujero al final con una reja, que estaban reparando el ascensor. Todos se rieron. Aquello fue una gran perdida de tiempo. De allí saqué unos de 15-18€ que los usé para comprarme un juego de la Game Boy Advance. Cuando volvimos, recogimos las bolsas, el carné de la seguridad social y le enseñé a mi madre el kazoo que me había comprado en el parque de la ciencia. De allí salimos todos roncos.

Esta excursión me ha gustado, pero si hubiera sido un día más, o, el fin de semana entero, hubiera estado mejor. No hemos tenido nada de tiempo para ver aquello bien, para descansar, ni para nada. En resumen: Está excursión, ha sido una wapada ?

Owari her ensoku (fin de la excursión en japonés)

Por Alberto

EXCURSIÓN DE FIN DE CURSO A GRANADA

Mi primera excursión de viaje de fin de curso a granada con todas las clases de 6º de mi colegio, fue un 18 de abril de 2006, era martes, me tuve que levantar a las 7 de la mañana para estar en el colegio a las 7:30 h. Cuando llegué todavía no estaba D. Carlos que tenía que recoger las cartillas de la seguridad social y las autorizaciones firmadas de los padres. Cuando D. Carlos ya recogió las autorizaciones y las cartillas entramos las maletas en el maletero del autobús y nos fuimos despidiendo de los padres a través de las ventanas. Eran las 8 y algo.
Todos íbamos muy contentos, cantando o hablando, en fin…, a las 10 aproximadamente llegamos a la laguna de Fuente de Piedra. Allí había flamencos, y para verlos mejor miramos por una especie de telescopios, algunos eran más chicos, otros mas grandes, unos mas rosados, otros menos rosados… todos eran diferentes pero los veíamos iguales; para escuchar el ruido que hacían, nos fuimos por un caminito y teníamos que estar todos en silencio para escucharlos. Le preguntamos que por qué eran rosas y nos dijeron que se debía al tipo de comida que le daban, que al principio eran grises y negros, pero que al cabo del tiempo, se ponían rosados. Después íbamos a ir al Dolmen de Menga pero no fuimos por que era un poco tarde.
Cuando llegamos al Albergue nos iban llamando para coger las llaves de las habitaciones; yo estaba con Clara y con Sara en la habitación 118 en la 1ª planta. Cuando dejamos las maletas en los cuartos, fuimos al comedor, comimos macarrones, calamares con ensalada y una manzana; yo me comí todos los macarrones y un poco de lo demás. Después de almorzar llamamos a los padres y nos fuimos a la Alhambra. Nadie pensaba que íbamos a estar 4 horas allí metidos, pero si, si que estuvimos. Vimos el palacio de Carlos V, los jardines “Generalife ”, la Alcazaba…
Merendamos en un jardincito de la Alhambra un batido de chocolate, un zumo de piña, una magdalena y un pastel. Fuimos a un castillo que no me acuerdo como se llama y allí a Alberto se le cayó la gorra. Ya, caminos del Albergue, eran las 8:30 cuando llegamos, nos teníamos que duchar en 15 minutos las 2 ó 3 personas que estábamos en el cuarto, por que teníamos que cenar a las 9. Cenamos sopa, chuleta con patatas y un yogur; yo esta vez me lo comí todo. A las 10 de la noche íbamos a ir al Albaicín, pero no fuimos por no se qué y estuvimos en la fiesta que iba a preparar Rafa. Teníamos que hacer grupos de 7 personas (4 niñas y 3 niños o 3 niñas y 4 niños), después teníamos que ponerle un nombre, como los machotes, 4+3, los guapos… Éramos 10 grupos. La fiesta comenzó con un baile donde participaban Don Carlos y Emi; Nos hartamos de reir. Después los niños y las niñas teníamos que montar un paso de Semana Santa. Yo hacía de Virgen, mis 3 compañeras, algunas de costaleras y otras de nazarenas, y uno de mis compañeros hacía de capataz y los otros 2 de nazarenos. A continuación hicimos una coreografía inventada por nosostros.
Sobre las 12 de la noche nos fuimos a la cama, pero la gente no se dormía. A Sara le daba miedo de dormir sola, así que juntamos las camas de abajo y quitamos la mesita de noche. Yo dormía en la litera, arriba. Al principio estábamos todas arriba, en mi cama, y luego cada una en la suya, hasta que dijimos que nadie nos iba a levantar al día siguiente. Fue entonces cuando nos quedamos dormidas.

Al día siguiente nos despertaron llamando a la puerta de 8 a 8,15, entonces teníamos que contestar para que supieran si estábamos despiertas o nó, y así a todas las habitaciones. A las 9 teníamos que bajar a desayunar, había cola-cao, leche, cereales, cortadillos, zumo de piña y de naranja y pan con mermelada o mantequilla. Yo desayuné leche con cereales, cortadillo y un zumo de naranja.
Después fuimos a Sierra Nevada. Al subir me mareé un poco, pero Maite me dio un chicle para los mareos y aunque estaba un poco malo, me tenía que aguantar si no quería marearme.
Para llegar a Sierra Nevada había que pasar por un túnel que tenía luces naranjas; cuando íbamos a entrar, todo el mundo se ponía: ¡Oooooooe!. Cuando estábamos dentro ¡eh, eh, eh, eh! Y para salir otra vez ¡Ooooooooe! Al final casi nos quedábamos sin aire.
Cuando llegamos fuimos a la estación de esquí, y allí Rafa explicó que mediante unas tarjetas podías coger el teleférico durante todo el día las veces que quisieras, para poder esquiar.
Más tarde fuimos a otro sitio donde había nieve, e hicimos una guerra de bolas. Luego jugamos con una pelota a dar toques e intentar que no se callera al suelo, pero siempre se caía. También fuimos a un sitio donde había nieve, pero encima de una montaña, y allí nos tiramos con bolsas de basuras que trajo Reyes. Me divertí mucho.
Ya era la hora de comer y fuimos al Albergue Juvenil de Sierra Nevada donde nos pusieron: pollo con patatas o pescado, ensalada, sopa de arroz y naranja. Yo me comí casi todo el pescado, todas las patatas y la sopa, y un trocito de naranja.
Más tarde fuimos al centro deportivo de Alto Rendimiento de Sierra Nevada. Primero fuimos a una sala donde había muchos asientos, donde vimos un vídeo con las diferentes pistas que hay y más cosas. En la visita, echamos alguna carrera que otra y también vimos una piscina, y encima, con el calorcito que hacía nos apetecía meternos en la piscina, pero no pudo ser posible ¡ja, ja, ja!
Cuando salimos, nos montamos en el autobús y fuimos para Granada. Al llegar, merendamos, y todos, empapados de la nieve, nos fuimos a la Catedral de Granada. ¡Ah!, se me olvidaba, merendamos un zumo de piña, un batido de chocolate y un Donet con azúcar. Visitamos la capilla Real, donde creo que estaban enterrados los Reyes Católicos, y bajamos a ver sus tumbas. En la capilla había trajes, espadas y más tumbas.
Cuando estábamos llegando al Albergue, sería las 8,30 pasadas y nos teníamos que duchar, y a las 9 menos cuarto, teníamos que estar cenando; total, que no nos daba tiempo, porque cuando íbamos a recoger las llaves, había una pareja delante de nosotros, se empezó a formar jaleo y cuando entró Rafa nos mandó callar, pero antes de decirnos nada el recepcionista, le decía a Rafa que él no podía trabajar con tanto jaleo y cosas así. Rafa le contestó, que si el no podía mandar callar a los alumnos. Al final nos dieron hasta las 9 para ducharnos.
Cenamos verduras salteadas, pechuga rellena con patatas y flan. Yo me comí toda la pechuga con las patatas, probé las verduras, pero no me gustaban, y me comí el Flan.
A las 9,30 nos fuimos al Albaicín. Eran muy bonitas las vistas que había desde allí, pero no pude hacer ninguna foto, porque se me olvidó la cámara en la habitación. Cuando volvimos íbamos a montar una fiesta de disfraces, pero no se pudo hacer por varios motivos:
1. Porque armábamos mucho ruido.
2. Porque los profesores han tenido muchas quejas y más cosas.
Entonces, hicimos una fiesta. Esta vez bailaron Don Jesús y Rocío. Hicimos dos grupos. Se podría decir que éramos niñas contra niños. Rocío dirigía a las chicas y Don Jesús a los chicos.
Rafa dijo que los chicos sabían contar chistes y las chicas nó. Entonces, nos paramos a pensar un chiste y dijeron algunos como estos:
Eran dos y se cayó el del medio.
¿Qué le dice una tortilla a un tenedor?. No me pinches que tengo más huevos que tú. Etc.

Al final ganaron los chicos, pero después dijo que las chicas cantábamos mejor que los chicos. Elegimos una canción y los chicos otra. Al final ganamos las chicas.
Como estábamos empatados, cada grupo teníamos que elegir dos cosas que hiciéramos mejor, y al final los profesores eligieron el juego de la silla. Ganamos las chicas ¡como no!. Después nos fuimos a dormir.
Al día siguiente nos despertaron igual, llamando a la puerta. Era jueves, bajamos a desayunar. Había lo mismo que el primer día, pero esta vez comí tostada y cola-cao. Hicimos las maletas y las metimos en el autobús. Fuimos al Parque de las Ciencias. En un vídeo vimos todas las salas que había. En una de ellas estaba la sala de ilusión óptica. Uno de los inventos que había en esta sala era una habitación oscura con una tela blanca y un botón. Te ponías en la tela con la forma que quieras, le das al botón y te quitas y se queda tu sombra.
También fuimos a ver el mariposario, un laberinto, un mirador y por último la exposición del Titanic. Aquí en la exposición nos dieron un Walman para ir siguiendo las fotografías con una explicación. Al salir, pudimos comprar. Yo me compré una agenda para apuntar los deberes del colegio.
Llegamos al albergue para comer. Nos pusieron estofado, croquetas con ensalada y plátano. Yo me comí un poco de estofado y un poco de ensalada, todas las croquetas y un trozo de plátano. Camino de Sevilla, paramos en el Dolmen de Menga, donde merendamos lo mismo que el primer día. Cuando llegamos al colegio, recogimos las cartillas de la Seguridad Social y nos fuimos a casa muy cansados.
Me ha gustado mucho, pero me hubiera gustado más si hubiese durado una semana.

Por Alegría

Viaje de fin de curso a Granada:
Hemos ido de viaje a granada, fuimos 3 días, el primer día teníamos que estar en el colegio a las 8 de la mañana, todos en colegio a las 8 con nuestros padres, todos muy contentos.
Nos montamos en los autobuses , y empezó el camino , con este un pedazo de viaje y un cachondeo a tope , en el autobús no teníamos sitio fijo ni pareja fija a si que nos dejaban cambiarnos, yo primero me senté con Paula, luego con Alfonso de 6d, luego con Andrés de 6b y asi de un sitio para otro, primero fuimos a ver la Lagunas de Fuente de Piedra donde había un montón de flamencos aquello era muy grande y muy chulo,.
Llegamos al albergue , nos dijeron las habitaciones y dejamos las maletas aunque nos dieron muy poco de tiempo porque teníamos que comer.Toda la comida la pasamos diciéndonos las habitaciones , luego terminamos de comer y casi todos llamamos a los padres, aunque podían llamar a un número del Profe.
Ya por la noche tuvimos una fiesta muy chula

2º días
Fuimos a Sierra Nevada todos muy abrigados encantados de irnos a nieve ¡!!!!!!
Que chulo en la nieve lo que hicimos era pasarnos tela de bien y jugar a tirar bolas de nieve , comimos en un albergue de cerca y luego fuimos a una catedral , llegamos al albergue por la noche nos duchamos cenamos , luego nos fuimos a un barrio antiguo llamado el Albaicin ,y por la noche a las tantas hicimos una fiesta muy chula

3 días
Ya todos triste porque nos íbamos con las maletas y los regalos ya para irnos, ese día fuimos al museo de las ciencias y nos divertimos mucho por lo menos yo , luego al terminar nos fuimos al albergue comimos y de vuelta a casa


Este viaje a sido el mejor de mi viada y he conocido a gente que me creía que no me iban a caer bien

Irene

También hemos realizado un vídeo que lo proyectaremos a los alumnos en los próximos días.

 
 

Volver al inicio Volver a la página anterior